Un viaje…

MONTSERRAT GISBERT

Un viaje a tu interior

“Mi intención es transmitir que la vida es mucho más de lo que parece, que cada uno de nosotros tenemos nuestro propio camino, ese camino que nos puede llevar a fluir felizmente con la vida.”

Un proceso personal que ha ido surgiendo en mi experiencia de vida, el cual he querido ilustrar y compartir…

Le chat dans la ville

El ser humano se siente perdido en un mundo donde no se encuentra, divagando, siendo autómata, todos queremos encontrarnos, pero para ello hemos de recorrer un camino, el camino hacia nosotros mismos…

 

El ego

Solemos escondernos detrás de un muro llamado ego. Desde nuestra edad más temprana vamos forjando una personalidad basada en nuestras experiencias, en el entorno familiar, en nuestras relaciones y dentro de ese contexto nos rechazamos a nosotros mismos, dejando de lado nuestro verdadero ser.

 

Inconsciente

Hay un momento en que decidimos mirar hacia dentro, un mundo al que pocas veces solemos adentrarnos, es nuestra casa más profunda… “Para descubrir que ocurría más allá de su mente, se adentró en las profundidades de su ser. Aquel lugar donde nunca se atrevió a mirar. Ese hueco interno donde se ocultaba la verdad…”

 

Interior

Allí en un estado de profunda aceptación y honestidad, vemos nuestra propia oscuridad, nuestra cueva más profunda, y aquello que habíamos negado de nosotros empieza a surgir: miedos, ira, celos…

 

Marioneta

Es entonces cuando dejamos de comportarnos como marionetas; haciendo o diciendo lo que se espera de nosotros, lo que es políticamente correcto y dejamos de negar nuestras propias emociones.

 

Tristeza

Puede que desde ese espacio brote una tristeza ahogada y aunque nadie dijo que sería fácil, merece la pena, cuando llega el momento se sabe…

 

Emociones

Sabemos que tenemos que aprender a gestionar nuestras emociones, que son todo un universo. Y cuando vas aprendiendo sientes como te liberas de muchas cargas acumuladas, es realmente mágico, te sientes más ligero.

 

Desapego

Así rompemos con viejos patrones liberando nuestra sangre, para ver nuevas realidades donde nosotros somos los creadores. Es el paso previo para caminar nuestro camino libres sabiendo que toda la información que arrastrábamos está liberada y transformada.

 

Dejarse llevar

Aprendemos a decir sí a la vida, dejándonos llevar, fluyendo con ella y experimentándola.

 

La nada

Aquí nos tomaremos un descanso en la ausencia de todo, en la nada, porque al dejar la mente vacía de pensamientos, es entonces cuando empieza a fluir la información, la conexión directa con la energía universal.

 

Artemisa

Y en ese espacio nos uniremos a nuestra diosa interna; nuestra intuición, la visión más conectada a nuestro yo más profundo. Nuestra parte femenina en armonía con nuestro masculino, lo femenino crea, lo masculino guía, todo junto desde el corazón.

 

El mago

Este es el camino de la transformación, de nuestro mago interior, el saber observar sin juzgar, aceptando la vida tal y como es, aprendiendo el arte de no identificarse con la mente, ni engancharse a las emociones, soltar, dejar, convirtiendo tu plomo interior en oro.

 

El árbol de la vida

Ese es el estado puro del ser, como el árbol de la vida, que utiliza los tres conocimientos: sabiduría, fuerza y vida, conteniendo los tres ejes del cosmos. Sus raíces representan la conexión con el inframundo, el tronco la unión con la madre tierra y sus ramas y copa simbolizan el nexo con el universo.

 

Presencia

El ser…